Solidaridad con Venezuela – El Imparcial

Columna de opinión de Alejandro San Francisco en El Imparcial de España sobre Venezuela. 

Después de la formación de la Asamblea Constituyente en Venezuela, el régimen de Nicolás Maduro ha seguido el camino a la consolidación de la dictadura. Al haber menos movilización que en los meses que cobraron más de cien víctimas, o no tener sucesos como la masiva convocatoria popular contra la Constituyente, la oposición ha perdido parte de su visibilidad internacional.

En esto, no cabe duda, el factor principal ha sido la decisión de Maduro y sus partidarios de recuperar la agenda política, lo que partió con la elección de la Asamblea Constituyente y se ratificó con su establecimiento y,

En la práctica la Asamblea se ha transformado en un factor clave del ejercicio del poder, que eliminó la Asamblea Nacional, bastión democrático de la mayoría opositora. Adicionalmente ha tomado una serie de decisiones en las más diversas áreas, que se grafican en el control de la oposición, la invención de delitos políticos con penas tremendas, a lo que se suman las amenazas de restricción aún mayor de la libertad de prensa. Todas esas iniciativas tienen algo en común: contribuyen a consolidar una dictadura totalitaria, que sigue el modelo cubano y pretende eliminar el riesgo de perder el poder mediante los mecanismos electorales propios de la democracia.

Ante esta realidad cobra especial importancia el viaje de algunos dirigentes opositores a Europa: Julio Borges y Freddy Guevara, presidente y vicepresidente de la Asamblea Nacional. Como sabemos, se esperaba que participara de estos encuentros Lilian Tintori, activa dirigenta y esposa de Leopoldo López, encarcelado por el régimen en los últimos años. El gobierno prohibió viajar a Tintori.

Este martes 5 los venezolanos se reunieron con el presidente del gobierno español Mariano Rajoy. Le manifestaron la necesidad de seguir apoyando su causa y pedir sanciones “restrictivas, individuales y selectivas” contra los responsables de la represión en Venezuela. Como era de esperar, el chavismo rápidamente presentó sus reclamos y críticas.

Sin embargo, el planteamiento de Rajoy -en la línea de otros gobernantes europeos que han respaldado a la disidencia- es simple y claro: no reconoce a la Asamblea Constituyente, pide la liberación de los presos políticos en el país sudamericano y señala la necesidad de una salida pacífica y negociada, a través de elecciones democráticas.

A esta altura del conflicto que sacude a Venezuela hace años, es difícil predecir el resultado, en un panorama que se ha ido oscureciendo y polarizando de una manera dramática. Hoy resulta evidente que la dictadura de Nicolás Maduro aspira a consolidar su poder, procurando que su régimen se vuelva “irreversible”. Por lo mismo, es cada vez más difícil una salida democrática, considerando el realismo político más que los buenos deseos de los amigos del pueblo venezolano.

Sin perjuicio de eso, es importante que diferentes autoridades del mundo democrático sigan mostrando su solidaridad con Venezuela, intentando superar las barreras del régimen y de sus aliados. Veremos en qué termina esta historia, mientras tanto, vale la pena mantener viva la llama de la esperanza y que los amigos se comporten a la altura.

Fuente: El Imparcial de España.