ChileVamos: la prueba de fuego – Radio Maray

Columna de opinión de nuestro Director de Investigación, Álvaro Iriarte sobre las elecciones de este domingo 19 de noviembre. 

El periodo legal de campaña electoral se acerca a su fin, y las elecciones del 19 de noviembre comienzan a monopolizar la agenda. O más correctamente, la ansiedad por los resultados.

La centroderecha en Atacama está en un cruce de caminos histórico. Por un lado, tiene la difícil tarea de mantener un cupo en el Senado, en una carrera que ha captado el interés nacional: es altamente competitiva ya que ninguno de los actuales senadores va a la reelección. Por otro lado, en la elección de diputados ChileVamos tiene la oportunidad de volver a tener representación, tras 4 años de ausencia de la centroderecha de Atacama en la Cámara Baja.

Dado el contexto nacional favorable a la candidatura presidencial de Sebastián Piñera, en teoría este sería el momento propicio para un resultado favorable a la coalición del ex mandatario. No debería haber problema alguno en retener el asiento en el Senado y debería ser posible obtener dos diputados de un total de cinco. Sin embargo, a una semana de las elecciones el panorama no es claro, y pareciera ser que el escenario ideal no se concretaría. ¿Cuáles son las razones?

Respuestas hay muchas, pero vale la pena considerar especialmente la persistencia de las prácticas de la vieja política al interior del conglomerado: arreglos a espaldas de los electores, designación de candidatos por amiguismo o por el cargo que desempeñan al interior del partido sin considerar la preparación del aspirante, así como tampoco su real capacidad electoral. A esta ecuación hay que agregar una obsesión discursiva de la centroderecha atacameña: el localismo que se exige a los postulantes, incluso por sobre su adhesión a las ideas de la libertad que impulsan el desarrollo. Ahora que ha dejado de ser un atributo privativo de los candidatos del bloque, deja de ser una ventaja a la hora de competir en las urnas.

Espero que el resultado del conglomerado sea el mejor posible el próximo 19 de noviembre, pero sin importar cuál sea finalmente, es necesario que los partidos y quienes integran el bloque se detengan a reflexionar de una vez por todas las razones de fondo, y que sean capaces de asumir humildemente los errores pasados y de hacer las cosas de manera diferente. Los votantes atacameños se lo agradeceríamos sinceramente.