Un penoso ocaso – Radio Maray

La salida del grupo de militantes denominado “Progresismo con Progreso” y la reflexión de otros destacados personeros después de la Junta Nacional de la Democracia Cristiana, son el fiel reflejo del sostenido giro hacia la izquierda de la colectividad. Cada día que pasa la identidad socialcristiana que inspiró su nacimiento y el llamado “camino propio”, se extinguen un poco más.

A la luz de los actuales sucesos, pareciera que la salida de quienes formaron el MAPU y la Izquierda Cristiana no fue suficiente para resguardar la identidad y principios del partido, que finalmente parece sucumbir ante las ideas socialistas. Si ya en la década de los 60 se hacía difícil distinguir entre el comunitarismo de la Falange y el colectivismo socialista, en la actualidad se ha vuelto casi imposible encontrar diferencias entre el socialismo del siglo XXI y la DC.

El grupo de militantes que decidió dejar el partido y aquellos que lo están reflexionando hacen eco de los miles de chilenos que elección a elección dejaron de votar por la DC. En verdad son miles los que han dejado la DC, buscando en otros lados, como lo es hoy Chile Vamos, un espacio para la representación política de quienes no creen en la lucha de clases, el rol preponderante del Estado en la vida de las personas y la imposición de una visión única de sociedad.

Finalmente, quienes salen de la Falange, además de ser más cercanos a los valores esenciales de la DC, son un grupo de personalidades destacadas en la historia política reciente; y por tanto constituyen una verdadera pérdida. Como están las cosas, se quedan en el partido los que pueden ganar elecciones, mientras se alejan los que pueden ganar la batalla de las ideas.

Ya son parte de la historia figuras como Eduardo Frei Montalva, Gabriel Valdés y Patricio Aylwin. Atrás quedó la época de partido más grande de Chile, así como también los tiempos de articulador de una coalición de centroizquierda. En Atacama figuras como Raúl Barrionuevo y la época en que la tienda era una verdadera alternativa para los gobiernos comunales son vagos recuerdos

Es un penoso ocaso, con dirigentes que insisten en vivir de un pasado glorioso y hacer alianzas con la izquierda política, mientras la ciudadanía busca el futuro en otros proyectos políticos.

 

Fuente: Radio Maray.