Un nuevo comienzo – Radio Maray

La designación de la futura máxima autoridad regional inicia una nueva etapa en la conformación e instalación del próximo gobierno de centroderecha que asumirá a contar del 11 de marzo.

Al igual que con el nombramiento de los ministros y subsecretarios, el Presidente Piñera ha mostrado que esta nueva administración tendrá un sello mucho más político que el período 2010-2014. No quiere decir que otros criterios estén ausentes, como la preparación, la experiencia, las credenciales técnicas o las académicas. Por el contrario, estos criterios han sido valorados a la hora de conformar equipos, y hay carteras donde son predominantes: Hacienda, Economía, Energía o Transporte son claros ejemplos de aquello.

El resultado de la centroderecha en las elecciones presidenciales, parlamentarias y de consejeros regionales ha influido sin duda alguna en esta aproximación, que ve una posibilidad real de abrir un nuevo capítulo político en la historia de Chile. Un éxito del gobierno puede significar el regreso del país a la senda del progreso y desarrollo, de la mano de uno o más gobiernos de la centroderecha. Un fracaso puede convertirse en un verdadero descarrilamiento del país a manos de una centroizquierda que coquetea cada vez más con el socialismo del siglo XXI o a manos de la izquierda radical que abiertamente levanta las banderas del populismo y de recetas obsoletas bajo las consignas de revolución y ruptura.

Se trata de un nuevo comienzo para la coalición de centroderecha, y pareciera ser que la nueva administración tiene claro que no puede cometer los mismos errores políticos que con los primeros nombramientos de 2010. Asimismo, el gobierno de Piñera y de Chile Vamos deberá dejar en el pasado una serie de prácticas propias de una política del siglo XIX: conflictos artificiales, negociaciones secretas, filtraciones y sectarismos odiosos.

En Atacama, este desafío es aún mayor: la región ha experimentado un cambio electoral, y si se quiere proyectar en el tiempo es necesario trabajar para ello. Las dirigencias locales en los partidos necesitan urgentemente una renovación intelectual y cultural. Se debe abrir espacios a rostros nuevos y a gente joven, que estén identificados con las ideas de centroderecha, sin complejos ante las ideas del socialismo y con ganas de hacer las cosas de manera distinta. La conformación del gabinete regional será la prueba de fuego para saber si las tiendas regionales se muestran a la altura.

 

Fuente: Radio Maray.