Hace 50 años (VII): El MIR y el secuestro de Hernán Osses – La Segunda